CORRUPCIÓN  10 de abril de 2018

EL MODUS OPERANDI

“Conflicto de intereses” un eufemismo de corrupción. Por Luis Aubrit.

La mano derecha de Luis Caputo, el secretario de finanzas Santiago Bausili, era empleado del Deutsche Bank. Hoy, sigue cobrando de su antiguo empleador. Desde las esferas oficiales, tratan de justificar como “deuda de su antiguo empleador”.

El hecho que no se pueden ocultar, es que “salto al otro lado del mostrador,  de manera inmediata”. En una clara limitación jurídica, Bausilli, como la mayoría de los funcionarios y ministros de Cambiemos, no podría ocupar un lugar en el estado que entienda en la rama de su antiguo empleo, hasta transcurridos tres años de su antiguo empleo.

Santiago Bausili, cobró una compensación del Deutsche Bank en 2016 y 2017. Los pagos fueron realizados cuando ya ocupaba un cargo  como funcionario público.

Desde el ministerio de Caputo, sostienen que se trata del pago de un bono salarial diferido que el banco debía cancelarle a su ex empleado. Antes de ocupar el cargo estatal, como mano derecha del ministro, Bausili cumplía funciones como directivo de la sucursal en Buenos Aires. Los pagos en efectivo sumarán 100 mil euros, alrededor de 123 mil dólares. La operación, revelada por el diario La Nación, no concluyó y el funcionario continuará recibiendo transferencias este año.

Pero, el entramado de “conflicto de intereses” (choreo en cordobés básico), no termina allí. Bausilli, es también, titular de las “legales cuentas ofoshore. Laguna I9 LLC, la firma de referencia, fue creada en 2015, con la consabida imposibilidad de determinar sus titulares.

Mas allá de las cuestiones de incompatibilidades de funciones, sin dudas, asistimos a una de las mayores bandas delictivas de la historia de nuestro país.

COMPARTIR:


Notas Relacionadas

Comentarios