Ante el fracaso del “nuevo Peronismo” reunido en Gualeguaychu, el macrismo logró la intervención del partido Justicialista. Por Luis Aubrit.

Sin dudas que las presiones al sector de la justicia, a la corta o la larga, rinden sus frutos. Ahora, logro que la jueza federal María Romilda Servini de Cubría  (presionada hace un par de meses) dicte la intervención del partido Justicialista y nombre interventor a Luis Barrionuevo.

El dirigente gastronómico, es un ferviente opositor a la unidad del peronismo, mientras que el desplazado, José Luis Gioja, es uno de los actores que más se comprometió en la unidad de todos los sectores.

La necesidad del macrismo de mantener dividido al arco opositor, no es ninguna novedad. La liga de gobernadores y el bloque Argentina Federal, están integrados por aquellos sectores que le son funcionales al neoliberalismo que encarna el gobierno. El último paso dado en Gualeguaychu, no convenció, ni propios, ni a extraños. Aunque, el mentado encuentro, permitió ver “la funcionalidad al macrismo de aquellos que dicen llamarse peronistas.

Producido ese encuentro, quedo demostrada su “endeblez” para ser una opción electoral que divida la decisión del pueblo (algo que Macri necesita con desesperación para ser reelecto).

La posibilidad de Cristina, o el sector que ella encarna, va ganando chances electorales que preocupan al gobierno. Sobre todo, si logra la unidad del peronismo con su sector adentro. Esto obliga al gobierno a implementar el plan B, la destrucción de una herramienta partidaria que puedan utilizar los verdaderos opositores al retroceso de derechos y a la entrega de la nación.

Todos señalan al macrismo como el motor de esta maniobra y cuyo horizonte, se avizora en el 2019.

El Jefe de Diputados FPV, Hector Recalde, al referirse sobre la intervención del partido, aseguró que "Macri está buscando la reelección y para eso quiere dividir al PJ".

El titular del PJ nacional, José Luis Gioja, dijo que "no hay motivos técnicos" para esa medida y aseguró que es un intento de proscribir al principal partido opositor.

El Consejo Nacional del Partido Justicialista aseguró que el fallo de Servini "carece de todo sustento legal" y que es un intento de "proscribir" al partido mientras se "atenta contra la democracia".

Entre los que expresaron su cuestionamiento, estuvo María Rosa Muiños del Bloque Peronista de la Legislatura porteña: "Hace más de 10 años que no participa en ninguna elección", dijo al referirse al nombramiento de Barrionuevo. "¿Por qué decidió la intervención del partido que hace un año eligió autoridades en forma absolutamente libre y dentro de la ley con todo en regla", se preguntó.

La pregunta que plantea la legisladora porteña, tiene una sola respuesta: Macri lo necesita para permitir su reelección y continuar con el desguace de nuestro país.

Compartir

Notas Relacionadas

Comentarios