14 de abril de 2018

ASESINATO IMPERIAL

El capitalismo mata, una verdad que ratifica el imperio del norte. Por Luis Aubrit

EE.UU, fiel a la  esencia de sus clases dominantes, ataca siria. El presidente del país más intervencionista de la tierra, Donald Trump, ordenó un ataque coordinado con las potencia imperiales de Francia e Inglaterra.

Basado en un cable de prensa, desatan la muerte y destrucción sobre una nación soberana que se debate contra fuerzas creadas por el propio imperio capitalista.

El magnate mediático devenido en primer mandatario, lanzó un ataque sobre el estado laico de Siria. Usando en un cable de prensa como excusa, desata la desolación sobre una nación que no quiere someterse a los dictados del imperio.

El presidente esadounidense Donald Trump dijo que ordenó "ataques de precisión" contra objetivos de ese país asociados con el programa de armas químicas. Pero, el apetecible reservorio de hidrocarburos de la nación, es la verdadera motivación para tanta muerte y destrucción.

En el paroxismo de la incongruencia, el mandatario norteamericano también manifestó que tiene un mensaje para los principales aliados del Gobierno sirio, Rusia e Irán: "¿Qué tipo de naciones quieren ser asociadas con el asesinato masivo de hombres, mujeres y niños inocentes?", preguntó Trump. Esto, con total desparpajo de no reconocer que sus bombas también matan indiscriminadamente.

En el colmo de la hipocresía, se atrevió a afirmar que  Rusia "debe decidir si continuará en este camino oscuro o se unirá a las naciones civilizadas como una fuerza de estabilidad y paz".

Por su parte y en referencia a los bombardeos, la presidencia de Siria publicó un desafiante mensaje en su cuenta oficia de Twitter asegurando que "las almas de Dios no serán humilladas".

Mientras estos cruces “verbales” continúan, las bombas siguen cayendo y  el pueblo sirio paga con sangre la desalmada impunidad de quienes se creen dueños del mundo y las almas que lo habitamos.

COMPARTIR:


Notas Relacionadas

Comentarios