En medio de la debacle económica el juez federal, Julian Ercolini, proceso a CFK para ocupar las pantallas de la prensa hegemónica.

Siguiendo la costumbre del tero que pone el huevo en un lado y grita en otro, la justicia sometida, dictó el procesamiento de la senadora Cristina Fernández y sus hijos en la causa Hotesur.

En medio de la peor crisis que afronta el gobierno neoliberal de Cambiemos, apelaron a la “justicia” para tratar de desviar al atención y  revivir la “pesada herencia” que ya nadie cree. Los medios de comunicación  que protegen al gobierno, se hicieron eco de tal medida y reemplazaron la cotización del dólar por el juzgamiento de la persona que más votos saco en la última elección.

CFK declaró el 9 de noviembre a los tribunales de Comodoro Py y volvió a denunciar la persecución política y judicial que pesa contra ella y su familia. La ex mandataria presentó un escrito y no respondió preguntas. En el texto rechazó la acusación en términos jurídicos y también políticos, y en ese marco advirtió que  desde el Gobierno "buscan encubrir un plan que solo se sostiene con la mentira".

Lo cierto que, el juez Ercolini, considero oportuno  elevar a juicio una causa que no tiene ningún sustento jurídico. Pero, servía para distraer a los incautos a con la técnica de tero.

Compartir

Comentarios