Día de alegatos en el juicio a los policías que terminaron con la vida del joven.

En la Cámara 11 del Crimen se desarrollan los alegatos  en el juicio a los policías protagonistas de “gatillo fácil” del que fue víctima Franco Amaya.

Franco, tenía 18 años y  fue asesinado  en febrero del 2017 cerca del puente Los Gigantes de Villa Carlos Paz, cuando un policía, aparentemente alcoholizado, le disparó en el pecho durante un operativo policial.

Los uniformados juzgados, son  Rodrigo Maximiliano Bustos, acusado de homicidio calificado por la calidad de autor y por el uso de arma de fuego, y José Exequiel Villagra quien está imputado de omisión de los deberes de funcionario público.

Según detalló un móvil de radio Universidad, el fiscal Diego Albornoz consideró que la imputación de homicidio calificado no corresponde para el autor del disparo y pidió 12 años de prisión por entender que la calificación correcta es “homicidio agravado por el uso de arma de fuego”.

Por otra parte, el fiscal solicitó la absolución del Villagra considerando que el efectivo cumplió con sus deberes de acuerdo a las circunstancias de lo que se vivió aquella madrugada.

El Dr. Carlos Nayi, abogado querellante, adelantó que pedirá prisión perpetua para Bustos e inhabilitación para Villagra.  

Compartir

Comentarios