En el contexto de un libro de autoayuda, Mauricio Macri, sostuvo que hay que “acelerar” el recorte del déficit fiscal. Por Luis Aubrit

Entre las consideraciones del presidente sobre la situación actual, aseveró que “es tiempo de acelerar el recorte del déficit fiscal”, sobre la base de hacer recaer todo el peso en el pueblo. Manifestó, con absoluta contundencia, que bajo ningún concepto restablecerá las retenciones al agro ni a las mineras.

En un discurso que tuvo mucho de “liviano”, pero con algunos pasajes verdaderamente preocupante, confirmo que el esfuerzo  es de todos los argentinos (siempre y cuando no sean los grandes grupos concentrados). Sin retenciones ni impuestos a la riqueza, seguirán siendo los sectores populares quienes pongan el esfuerzo y los personeros de la crisis los que se lleven los frutos.

Destacó el “enorme esfuerzo que han hecho los argentinos en este tiempo, con lo cual evitamos una crisis que sí nos llevaba al 2001”, y remarcó que “hoy estamos en una posición más sólida, pero con el mismo problema de fondo, que es el déficit fiscal”. Y agregó que "lo más importante es reducir el déficit fiscal" y advirtió que “hay que acelerar esa tarea entre todos”.

Además, el presidente de la nación, dijo que “fue muy optimista al ponerse las metas”. Dijo que está "superada" la "turbulencia cambiaria" y destacó que “es importante reconocer el momento de nerviosismo que se vivió en varios sectores de la población, donde hubo miedo y angustia”.

Con respecto al acuerdo con el Fondo Monetario Internacional (FMI) "no nos va a condicionar y no se meten con nuestra legislación ni con el tipo de cambio", y afirmó que "no hay agendas ni negociaciones ocultas" con el organismo internacional.

Ratificó su equipo económico, por que  actuó con “seriedad y profesionalismo” en lo atinente a la crisis como en las negociaciones con el FMI.

No hay ninguna duda, que el organismo internacional, no necesitara hacer exigencias o condicionamientos, ya que las medidas que encara el gobierno, son las recetas históricas del FMI.

Compartir

Comentarios