25 de mayo de 2018

OSTIA ATRAGANTADA

Mario Poli, arzobispo de Buenos Aires, en el tradicional Tedeum le dio a Macri “para que guarde y tenga”

El sacerdote, se paseó por el evangelio de San Lucas, para, parábola mediante, marcar el rol del estado: “El primer rol del Estado es cuidar a los débiles, pobres y marginados"

"La indiferencia de los ricos frente a los pobres no pasan inadvertidos ante Dios", advirtió luego y expresó que "los cambios sociales y culturales se dan en procesos que demandan tiempos que nos trascienden y se extienden más allá de los períodos de un gobierno y debemos desconfiar de los logros instantáneos".


Macri fue acompañado por la primera dama, Juliana Awada, la vicepresidenta Gabriela Michetti, el jefe de Gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta, el presidente provisional del Senado, Federico Pinedo, el titular de la Cámara de Diputados, Emilio Monzó y por el titular de la Corte Suprema de Justicia, Ricardo Lorenzetti.

También participan del Tedeum integrantes del gabinete nacional y, antes del oficio, el Presidente y el cardenal dejaron una ofrenda floral en el mausoleo donde se encuentran los restos del general José de San Martín.

La jornada comenzó a las 9 en Casa de Gobierno, donde el Macri compartió un chocolate caliente con invitados y luego caminará desde la explanada de la Casa Rosada hacia la Catedral.

COMPARTIR:


Notas Relacionadas

Comentarios