En el marco del reclamo al gobernador de Córdoba, Juan Schiaretti, fueron detenidos dos afiliados de Luz y Fuerza

El fiscal Guillermo González, imputo a dos trabajadores por “atentado contra la autoridad”  y ordenó su detención.  

“Uno de los detenidos compró una bebida en una botella de plástico, tomó un poco y se la dio al otro, quien la arrojó rumbo al vehículo cuando el gobernador se subía”. El hecho “no prevé una penalidad alta”, como máximo un año de prisión, pero González consideró que se trata de “un delito serio”, ya que existe “un desprecio hacia la autoridad y la ley”. Aun no se oficializó la identidad de los trabajadores detenidos. Pero, trascendió que uno seria “vocal del Consejo Directivo del sindicato”.

Sin dudas que Córdoba no es una isla y se va adecuando a la dinámica nacional de cambiemos: Primero se reprime y luego se culpa a los reprimidos. Las cercanías políticas de Schiaretti con Macri, se va solidificando y comienza a tener sintonía hasta en lo represivo. Lógico, misma política, misma acción represiva. Si quedaba alguna duda que Macri y Schiaretti, funcionan coordinados, basta recordar el convenio con gendarmería, el desalojo de Juárez Celman y la represión a los trabajadores de EPEC entre otros hechos.

Mientras tanto, los tres comerciantes detenidos por protestar, fueron liberados.

Compartir

Comentarios