24 de julio de 2018

GATO CON BOTAS

Por: luis A. Aubrit

Como en el popular cuento italiano “Nuestro Gato con Botas” utilizo todas las artimañas para saquear los recursos del pueblo. Ahora, quiere “comernos” como el ogro del cuento.

Si hacemos analogías con el cuento, el presidente, es igual al felino del cuento. Primero engaña mediante los medio de comunicación, luego extorsiona con la pérdida del empleo y la persecución política y luego “nos engulle como ratones” para quedarse con todo el reino. Esto que podría ser una divertida y hasta simpática fabula, tiene la crudeza de una realidad que destroza la vida del pueblo.

El brutal Ajuste que viene aplicando el Macrismo, se profundizará  por exigencia  del FMI.  Esto, presupone un mayor escenario de conflictividad social. Lejos de planificar una estrategia para mitigar los efectos del ajuste en el pueblo, el gobierno planifica un esquema represivo para frenar la reacción popular a las políticas de hambre.

La facultad que les otorgan desde el gobierno a las Fuerzas Armadas, expresa la voluntad de los grupos concentrados que representa Cambiemos de imponer el ajuste por los métodos mas oscuros de nuestra historia.

Desde distintos sectores de la nacional, se levantaron voces de rechazo a la medida. El secretario de DD.HH de La Rioja, apunto contra la medida y cuestionó severamente el silencio del titular del organismo a nivel nacional, Claudio Avruj. En igual sentido se expresaron distintos colectivos que trabajan en la defensa de los Derechos Humanos. Por caso, los organismos de DD.HH de Córdoba, emitieron un comunicado repudiando la medida.

La necesidad de no naturalizar las decisiones antidemocráticas que aplica el gobierno, cobra mayor importancia para “poner un freno” a la brutalidad del desguace económico, el retroceso social y la subordinación política a los dictados del imperialismo. En ese sentido, distintas organizaciones populares comenzaron a movilizar a la ciudadanía que se expresó en distintas encuestas, incluso de medios dominantes que no pudieron ocultarlo, en total desacuerdo con la injerencia militar y la renovada hipótesis del enemigo interno.

Expresarse contra las medidas de gobierno que dañan a la sociedad, es imprescindible. Pero, debemos tener en claro que ninguna medida es aislada, todas están direccionadas a un mismo objetivo: La solidificación del neoliberalismo. Nuestra reacción, también debe estar direccionada a un mismo objetivo: La derrota  del neoliberalismo en nuestro país y en Latinoamérica.

Como acción inmediata, el país se movilizara el próximo 26 de julio. La convocatoria debe tener el volumen del 24 de marzo porque es el mismo eje: NUNCA MAS.   

COMUNICADO DE LOS ORGANISMOS DE DERECHOS HUMANOS DE CÓRDOBA

Los Organismos de Derechos Humanos de Córdoba repudiamos la decisión del Gobierno Nacional de modificar el rol de las Fuerzas Amadas.

Esta decisión implica la vuelta de las Fuerzas Armadas a las calles de nuestro país para realizar tareas de Seguridad Interior.

Este anuncio está dentro de un plan de ajuste que se intensificará con el acuerdo con el Fondo Monetario Internacional, en el que solo se benefician los más poderosos, y pierde la sociedad en su conjunto. Esa planificación de miseria se complementa con un plan de represión feroz que necesita de las Fuerzas Armadas y de Seguridad reprimiendo la protesta social.

Para esta represión, el gobierno construye un enemigo interno. Ya lo vivimos durante el Terrorismo de Estado, cuando todo el que pensaba distinto era perseguido, muerto y desaparecido.

Otro argumento que utilizan es el de la “guerra contra el terrorismo” o “guerra contra el narcotráfico”. Esta política no funcionó en ningún país del mundo. Colombia todavía lo sufre. En Mexico, la guerra contra el narcotráfico se llevó a más de 200mil personas en 10 años. En estos países el narcotráfico está lejos de desaparecer.

La separación entre Defensa y Seguridad Interior fue una definición clave para nuestra democracia. No es una cuestión partidaria, desde Alfonsín a esta parte todos los gobiernos respetaron este acuerdo democrático. Si Mauricio Macri, que se presenta como el abanderado del diálogo, quiere cambiar las leyes de nuestra democracia, estas deben pasar por el Congreso. De otra manera, estas medidas son ilegales.

La sociedad no se quedará sentada mirando como la avasallan. Lo demostramos todos los 24 y cada vez que intentan vulnerar el Estado de Derecho.

La Memoria, la Verdad y la Justicia son políticas del pueblo.

Las Fuerzas Armadas en las calles, Nunca más.

COMPARTIR:


Notas Relacionadas

Comentarios