13 de septiembre de 2018

UN PUNZÓN A LA LIBERTAD

Foto de Hugo Campilongo

Por: Hugo Campilongo

Una docente de Moreno, Provincia de Buenos Aires, fue secuestrada y torturada por varias horas.

La localidad saltó a la primera plana de las noticias, a partir de la explosión de una garrafa en la escuela 49 que se cobró dos vidas de educadores, Sandra Calamano y Rubén Rodríguez. Hoy vuelve a tener un grave hecho que lamentar.

Corina de Bonis, docente del Centro Educativo Complementario 801, del barrio Villa Anita de Moreno, experimento en carne propia, y esto es literal, la tortura de personajes sin identificar individualmente, pero absolutamente conocidos en lo político

La institución donde se desempeña Corina, llevaba adelante hasta la semana pasada un comedor para alumnos, debido a la situación de pobreza que se expresa en el sector.  La iniciativa, se suspendió por las reiteradas amenazas que padecían.

La pesadilla comenzó el  22 de agosto pasado cuando  recibieron una amenaza telefónica que advertía  “que se dejen de joder con las ollas”. La amenaza  fue denunciada a la UFI N°7.

Pese a esta amenaza, se decidió  continuar con la iniciativa solidaria. El 28 de agosto se reiteró la intimidación “Nos pasaron un papel por debajo de la puerta que decía ‘Siguen ustedes’. Al principio no entendíamos, pero cuando salimos del CEC vimos que había tres autos rayados, que pertenecían a docentes del CEC. Pese a esto, decidimos seguir”, contó Leila Mendel Revilla, directora del Centro

La tercera amenaza, se recibió el  miércoles 5 del corriente mes, que obligó a las docentes a levantar la olla popular. “En el parabrisas de uno de los autos dejaron un papel que decía ‘La próxima olla es en Roldán y Güemes. No todas tienen auto’. Esa es la dirección del cementerio, así que esto nos terminó de partir. Nos dio mucho miedo porque la amenaza era bastante concreta. Y en una asamblea docente decidimos no continuar con la olla”, relató la directora del CEC 801. 

Pero, como la situación de hambre se profundiza día a día, un grupo de 10 madres, continuaron con la olla en una casa particular. Allí, se da el desayuno, un almuerzo y merienda, con lo que tratan de mitigar los efectos de la pobreza que generó esta política económica.

.Baradel, en conferencia de prensa en la sede del gremio en Piedras al 700, relató parte del calvario que vivió la docente “le pusieron una bolsa en la cabeza y, con un punzón, escribieron sobre su panza ‘ollas no’”. El titular de Suteba, acompañado de un nutrido grupo de docentes y referentes políticos, sentencio “Tenemos que parar a estos torturadores”, También, denunció que se trató de “un hecho gravísimo ocurrido en democracia y que se había comunicado con el ministro de Seguridad de la provincia (Cristian Ritondo), y con el ministro de Educación, Gabriel Sánchez Zinny, a quienes hizo responsables por la seguridad de todos los maestros”.

Baradel, informó que “hoy, en la segunda jornada de protesta docente, marcharemos al congreso de la nación y también, a Moreno para expresar nuestro repudio a estos hechos que se vienen repitiendo” 

 

COMPARTIR:


Notas Relacionadas

Comentarios