12 de octubre de 2018

VERGÜENZA Y DIGNIDAD, DOS CARAS DE LA MISMA REJA

Por: luis A. Aubrit

Se cumplen 1000 días del odio de clase, pero también, de la dignidad de la primera presa política del macrismo.

Las rejas, siempre sirven para separar. La reja que encierra a Milagro, separa dos clases históricamente antagónicas y políticamente irreconciliables. Gerardo Morales, gobernador macrista de Jujuy, hace 1000 días que desato el odio de clase y lo descargó sobre una de las expresiones más acabada de la conciencia popular.

Milagro Sala, cumple mil días de encierro físico, tortura emocional, y hostigamiento intelectual. Lo que no pudieron hacer los neorepresores, es doblegar el espíritu y la convicción de la dirigente tupaqueña.

Quiso el destino que los mil días de prisión de Milagro, coincidan con los 526 años del comienzo del genocidio de América. Sirve para recordarnos que los actores cambiaron, pero los móviles no. Gerardo Morales y el macrismo, bien pudieran descender de la carabelas y entrar a sangre y fuego y no estarían fuera del lugar que les corresponde. Como en 1492, vinieron a saquear, destruir y exterminar. Pero, como en 1492, se encuentran con la resistencia del pueblo.

Como los caciques Pacra, Careta, Cemaco o Comogre , Milagro pone el cuerpo y la voluntad en la resistencia neocolonial. Heredera de aquella tradición, y a pesar del hostigamiento, no pudieron quebrar su decisión y compromiso.

Milagro, más allá de las rejas, sigue libre de conciencia. Eso, es un ejemplo que debemos seguir

COMPARTIR:


Notas Relacionadas

Comentarios