5 de mayo de 2018

EL ASESINO ES EL MAYORDOMO

Como una “mala pieza” del cine negro, ya sabemos el final de las medidas económicas anunciadas por el gobierno. Por Luis Aubrit

Fiel a su decisión de gobernar para los grupos económicos concentrados y garantizar la liquidez de las mesas de timba financiera, los ministros de Hacienda y Finanzas, Nicolás Dujovne y Luis Caputo, anunciaron más ajuste y recortes desde el estado.

El paquete de medidas que lanzó el gobierno, no busca desviar el capital hacia la producción y generación de recursos genuinos, solo intenta garantizar que los “buitres” sigan sobrevolando y comiendo de nuestros bolsillos.

Un fuerte recorte de 30.000 millones en la obra pública, traerá problemas serios en la generación de empleos y quienes pagaran las consecuencias, serán las provincias (salvo la gobernada por Vidal). “Nos duele tocar el presupuesto de la obra pública, pero en este contexto necesitamos acelerar la convergencia fiscal en medio de intentos populistas de la oposición”. Agregó que “no se puede seguir viviendo de prestado. Por eso, potenciamos este proceso de reducción del déficit para dar señales contundentes de hacia dónde vamos”.  La estrategia, es reconquistar a los especuladores que se llevaron 200.000 millones de pesos en una semana.

A su turno, Luis Caputo, anunció “topes a la tenencia de dólares de los bancos para que los vuelquen en la plaza cambiaria y contener la suba de la moneda estadounidense. Y “prometió” no tomar más deuda este año, mientras negociaban en la oficina del lado “un blindaje” con el FMI.

La escena montada en la conferencia de prensa, tenía un correlato en las acciones tomadas por el Central. El anuncio de lanzamiento de dólar futuro y la intervención del central en la regulación del dólar, son dos medidas que el Pro cuestiono fuertemente al kirchnerismo. De hecho, el anterior ministro de economía y la ex mandataria, se encuentran ridículamente procesados por estas medidas. Pero, la perlita de las medidas, fue el fuerte aumento de las tasas de interés para corto plazo (40 % para 27 días).

En las películas policiales de los 60´, el mayordomo representaba a los sectores más pobres de la sociedad. El, era quien limpiaba los desastres que dejaban las fiestas de los señores de la casa y casi siempre, pagaba las culpas de los crímenes. Nada cambió. Aquellos que esperaban un “golpe un el guion” que sorprendiera y los dejara satisfecho, tienen que entender que para este gobierno, "el asesino siempre será el mayordomo”.

COMPARTIR:


Notas Relacionadas

Comentarios