22 de junio de 2018

FUGA DE PELÍCULA

Desde la salida de la convertibilidad, no se producía una fuga de divisas como la de mayo último. Se fugaron 6213 millones de dólares.

Cuando comenzó lo que el Gobierno denominó “turbulencia cambiaria”, en el mes de abril, se había marcado un record con 3939 millones de dólares.

El endurecimiento de las condiciones de financiamiento observado en los mercados internacionales, que, sumado a factores locales, afectó la situación del mercado cambiario hacia fines de abril, continuó en las primeras semanas de mayo”, detalla el informe del Central. La corrida que se intensificó en ese bimestre derivó en una fuerte suba del tipo de cambio. Sólo en mayo el dólar se encareció 22 por ciento pese a las abultadas intervenciones oficiales. “El BCRA realizó ventas netas spot por 5629 millones de dólares que, sumadas a las efectuadas por los bancos y otras entidades cambiarias por 470 millones, fueron adquiridas por clientes del sector privado (5841 millones), por el Tesoro Nacional (168 millones) y por otros organismos del sector público (89 millones)”, señala en el informe cambiario.

Lo cierto es que más allá de los informes y análisis que puedan hacer los popes de la economía, esta fuga la pagamos todos.

COMPARTIR:


Notas Relacionadas

Comentarios