14 de julio de 2018

SIGUE AL DORSO

Por: luis A. Aubrit

Se conoció el “reverso” del acuerdo con el FMI: Liquidación del FGS y ajuste despiadado a los trabajadores del estado.

Congelamiento de  empleos públicos y techo a los aumentos a estatales del 8 por ciento interanual, liquidación de las acciones del Fondo de Sustentación de la Anses, remate  de terrenos fiscales, aumentos de tarifas, recortes de la obra pública y también, recortes en las transferencias a las provincias y las empresas del Estado. Este, es el coctel destructivo que acordó el gobierno de Cambiemos con el Fondo Monetario Internacional.

En otro apartado del acuerdo, se establece el mantenimiento de las retenciones a la soja, lo que “limara” la relación con el sector que más apoyo al gobierno y que se benefició con estas políticas. Nicolás Dujovne, se apresuró luego a desestimar que vaya a limitar la rebaja en los derechos de exportación comprometida con el sector agroexportador.

“La reducción del salario real de los trabajadores públicos” estableciendo un techo nominal para los incrementos del 8 por ciento hasta junio de 2019. “Reducir la nómina salarial ajustando el empleo público a través del recorte sostenido de empleados no prioritarios en 2018 y congelando las contrataciones en la administración federal”. Son los puntos que el informe técnico del organismo, destaca como propuestos por el gobierno argentino y que consideran adecuados para otorgar el “salvataje” financiero.

“Persisten riesgos considerables para la sustentabilidad de la deuda”, señala el equipo técnico del organismo de usura internacional.  Entre los elementos que destaca el FMI figura “la gran participación de la deuda en moneda extranjera (lo que hace que la dinámica de la deuda de Argentina sea susceptible a un debilitamiento sostenido del tipo de cambio real) y las grandes necesidades de financiamiento externo que, según la experiencia internacional, ha demostrado ser un fuerte predictor de una crisis de deuda”. Por otra parte, el informe técnico sostiene “que en el mejor de los escenarios, Argentina terminara el año con una recesión del 0,4 % y una inflación del 32 % y en el peor, la recesión se ubicaría en el 1,4 %, negativo”.

 “El Banco Central está comprometido a mantener un tipo de cambio flotante, con intervenciones limitadas a períodos donde exista una clara disfunción del mercado”, mientras remarca la necesidad de “reformar la carta orgánica del BCRA”

Los técnicos del FMI, advierten que “hay una preocupación vinculada a la habilidad del gobierno para construir el apoyo para las medidas que requieren ser aprobadas por el Congreso”.

Antes de listar las posibles medidas fiscales los técnicos del FMI sostienen que el ajuste “será apuntalado por medidas en marcha y un compromiso para implementar mayores avances en el contexto del presupuesto 2019”. Entre esas propuestas figura el límite a la reducción de las retenciones a la soja.

“Demorar la implementación de la recientemente aprobada reforma fiscal a 2020 como mecanismo para preservar ingresos (la postergación de las reducciones en los aportes patronales y la posibilidad de deducir del impuesto a las Ganancias a las transacciones financieras)”, expresa el documento. Las medidas contemplan “racionalizar el gasto en bienes y servicios, con un recorte del 15 por ciento en términos reales en 2018 y continuando en 2019” y “reducir los gastos de capital 0,6 puntos porcentuales del PBI para 2019 con la expectativa de que los proyectos de PPP protejan el nivel global de desembolsos en infraestructura pública”.

En síntesis, el plan de ajuste lo seguirán pagando las grandes mayorías, mientras no se ponen límites a la fuga de divisas, ni a la especulación financiera. Un “plan para el hambre y la exclusión”

COMPARTIR:


Notas Relacionadas

Comentarios