9 de enero de 2019

GOLPE A GOLPE

Por: luis A. Aubrit

Fiel a sus tradiciones antidemocráticas, el imperio “yankee” y sus aliados cipayos de Latinoamérica, pusieron en marcha un intento de golpe de estado a Venezuela.

En un enérgico discurso, el presidente de la República Bolivariana de Venezuela, advirtió “sobre las consecuencias diplomáticas que se desataran sobre los países, que siguiendo los dictados de EE.UU, cuestionaron la legitimidad de uno de los procesos más legítimos de elección de autoridades”.  

Cabe recordar que el proceso electoral en el que el pueblo venezolano consagró a Nicolás Maduro, contó con dictámenes elogiosos  por su transparencia de más de 300 veedores internacionales. La oposición venezolana, mayoritariamente pro estadounidense y aliada al poder corporativo internacional, viene intentando por todos los medios debilitar el proceso revolucionario en el país sudamericano.

"Está en marcha un golpe de Estado, ordenado desde Washington (capital de EE.UU.), ordenado desde el Cartel de Lima (Grupo de Lima), en Venezuela. Y les digo: el pueblo venezolano sabrá responder cualquier intentona, cualquier intensión que se pretenda hoy o mañana. (...) La Revolución Bolivariana se ha venido preparando para enfrentar y derrotar cualquier quinta de traidores que pretenda violentar la vida en Venezuela", sostuvo Maduro en un encendido discurso.

Lo que hemos visto en las últimas semanas no tiene parangón, se han desatado las fuerzas extremistas contra Venezuela, para apoderarse de sus riquezas y cambiar el rumbo de la historia".

“Se entregó a todos los gobiernos del 'cartel' de Lima una nota de protesta donde les exigimos una rectificación de sus posiciones sobre Venezuela en 48 horas o el gobierno tomará las más urgentes y crudas medidas diplomáticas", sentenció Maduro.

En relación al accionar de los 13 países del “grupo Lima” que sostuvieron la posición intervencionista, maduro hizo un recuento de la legitimidad de sus presidentes  y comparó sus resultados electorales con los de Donald Trump, Sebastián Piñera, a quien llamó "pichón de Pinochet" y Mauricio Macri, al que calificó "el señor destructor de Argentina". Maduro marco  de que en las elecciones de mayo le votó el 32,8% del censo total de población, frente al 26,8% del argentino.

COMPARTIR:


Notas Relacionadas

Comentarios