10 de enero de 2019

DERECHAS DEL MUNDO, UNIOS

Por: luis A. Aubrit

Nicolás Maduro, asume como legitimo presidente de la República Bolivariana de Venezuela en medio de una fuerte presión del imperialismo.

No es casual que a la declaración de “desconocimiento”  de  Nicolás Maduro como presidente de Venezuela, hecha por “El Cartel de Lima” (Ya que varios de los presidentes firmantes, tiene fuertes vínculos con el narcotráfico y otros tipos de delitos), se sume otra “oficina” de los EE.UU: La OEA (Organización de Estados Americanos).

Las apetencias indisimulada por parte del imperialismo estadounidense sobre Venezuela, tienen que ver con el manejo de la riqueza subterránea del país. El proceso de apropiación de recursos del capital multinacional, se vio interrumpido con la llegada del chavismo al poder, algo que los “yankees” no perdonan.

Para aumentar su presión sobre la democracia venezolana y la voluntad del pueblo a regirse independientemente, no solo basta con las sanciones y el virtual bloqueo a su economía, también utiliza las posiciones políticas de los presidentes neoliberales de la región y el mundo.

En la asunción de un nuevo periodo del mandatario venezolano, se pudo ver de qué lado esta cada uno de los actores. Y para sorpresa de varios, el aislamiento de Venezuela que impulsa el imperialismo, no es absoluto. A la participación de varios mandatarios latinoamericanos como de Cuba, Miguel Díaz-Canel; de Bolivia, Evo Morales, de El Salvador, Salvador Sánchez Cerén, de Osetia del Sur, Anatoli Bibílov, así como el secretario general de la Organización de Países Exportadores de Petróleo (Opep), Mohammed Sanussi Barkindo,  el ministro de Economía, Desarrollo, Petróleo, Comercio e Inversión de Belice, Erwin Contreras.  En la asunción hubo, representaciones de Irán, Bielorrusia, Rusia, Argelia y Sudáfrica.

Al menos 112 países del mundo reconocen la legitimidad del presidente Nicolás Maduro. Pero, el imperialismo y sus socios latinoamericanos, profundizan su campaña de “desgaste” a la revolución bolivariana. En este sentido, la sesión especial de la OEA, fue pedida por Argentina, Brasil, Chile, Colombia,  Paraguay, Guatemala, Canadá y EE.UU. En la farsa montada en el organismo americano, fue aprobada una resolución declarando la “ilegitimidad del nuevo periodo”  por 19 votos a favor, 8 en contra, seis abstenciones y una ausencia. Mientras Paraguay, por mandato del imperio, rompió relaciones diplomáticas con Venezuela. "He dispuesto el cierre de la embajada y el inmediato retiro del personal diplomático" que se encuentra en Caracas, dijo el presidente paraguayo, Mario Abdo, al instar a otros países a expresarse "con hechos concretos a favor del pueblo venezolano". Seguramente, en los próximos días, mas lacayos  del imperio, seguirán el mismo patrón.  

COMPARTIR:


Notas Relacionadas

Comentarios