4 de febrero de 2019

NUEVO PRESIDENTE EN EL SALVADOR

Por: Redacción de Tinku Comunicaciones

El ex FMLN Nayib Bukele, gana las presidenciales en El Salvador.

El Tribunal Supremo Electoral (TSE) de El Salvador confirmó una tendencia irreversible en las votaciones que dieron la victoria en primera vuelta de las presidenciales a Nayib Bukele, candidato de la derechista Gran Alianza por la Unidad Nacional (GANA), al recibir el 53,78 % de los votos.

"Hemos ganado en los 14 departamentos. Es decir, no es el peso de un departamento el que nos hizo ganar, sino que unánimemente hemos ganado en todo El Salvador. Hemos pasado la página de la posguerra", aseguró Bukele, que invitó a los salvadoreños a celebrar la victoria en la céntrica plaza Morazán.

Carlos Calleja, candidato de la coalición de derechas encabezada por la Alianza Republicana Nacionalista (ARENA), reconoció el revés en un escueto mensaje en sus redes sociales: "Como lo hemos hecho siempre, respetando la institucionalidad, reconocemos los resultados de estas elecciones."

Hugo Martínez, candidato del gobernante Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional (FMLN, izquierda), también reconoció los resultados: "Somos respetuosos de lo que el pueblo ha dicho en este día, y reconocemos los resultados, que nos plantean muchos desafíos a todos los partidos políticos".

Las sextas elecciones presidenciales en El Salvador tras el fin de la guerra civil (1980-1992) transcurrieron con normalidad el 3 de febrero, pero pasarán a la historia como las de menor participación de los últimos 25 años, ya que apenas un 41% de los 5,2 millones de ciudadanos habilitados acudieron a votar.

¿Quién es Nayib Bukele?

El político de 37 años de edad y de ascendencia palestina inició su carrera política con el Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional (FMLN), pero más tarde creó su propio partido Nuevas Ideas. 

Para el 2011 y aún militando en el FMLN resultó elegido alcalde del municipio de Nuevo Cuscatlán.

En las elecciones municipales de 2015 logró la alcaldía de San Salvador, con el 48,47 por ciento de los votos.

Como alcalde de San Salvador, sus proyectos emblema fueron la iluminación de toda la capital y la recuperación y remodelación de parte del centro histórico capitalino.

Este exmilitante del izquierdista Frente Farabundo Martí de Liberación Nacional (FMLN), expulsado de esa organización, se alió con la Gran Alianza Nacional (Gana), que se autodefine como un "movimiento plural de derecha" y es una escisión del histórico partido conservador salvadoreño Alianza Republicana Nacionalista (Arena). Así, con 37 años, será el mandatario más joven de la historia salvadoreña.

Pero ¿quién es y qué expresa su triunfo en una región atravesada por la desigualdad en el marco de una nueva ofensiva estadounidense por recuperar su hegemonía?

Aprovechando el desgaste

Omitiendo su pasado reciente, Bukele se presentó como un candidato alternativo al bipartidismo del FMLN y Arena surgido del fin de la guerra civil que concluyó con los acuerdos de paz de 1992. Mientras el partido de derecha gobernó el país desde 1989 hasta 2009, la exguerrilla de izquierda devenida organización política lo hizo desde 2009 hasta la actualidad.

En ese marco, la expectativa de la resolución de los problemas sociales y económicos no fue cumplida por ninguna de las dos opciones que dominaron el escenario político. La pobreza y el aumento de la violencia –marcada por el auge de las maras– fueron una constante. A esto se sumaron probados casos de corrupción.

Como recuerda el historiador y profesor de la Universidad de El Salvador, Alfredo Ramírez, en un artículo publicado en el diario Brecha, dos expresidentes de Arena fueron condenados por enriquecimiento ilícito. Se trata de Francisco Flores, ya fallecido, y Antonio Saca, quienes gobernaron entre los años 1999 y 2009. Este último, de hecho, está estrechamente vinculado a Gana desde su fundación y fue su candidato presidencial en 2014.

A su vez, el primer presidente del FMLN, Mauricio Funes, que asumió también denunciando la corrupción, se encuentra actualmente autoexiliado en Nicaragua con causas abiertas en su contra y dos órdenes de captura dictadas por la justicia.

Y si bien el FMLN consiguió algunos logros como la educación pública gratuita en todos sus niveles y el apoyo estatal a los estudiantes con libros y uniformes, tuvo su principal déficit en la seguridad. El Salvador es uno de los país con las tasas de homicidios más altas del mundo.

Fuentes. Sputnik, RTen español  y  Telesur

COMPARTIR:


Notas Relacionadas

Comentarios