7 de febrero de 2019

VENEZUELA: BLANCO SOBRE NEGRO

El apoyo al auto proclamado “presidente encargado” Juan Guaidó, es un claro sometimiento de la Unión Europea a los dictados de EE.UU.

Los diputados y diputadas de  la izquierda en el parlamento de UE, expresaron con claridad que intereses impulsan a los países que apoyan el golpismo venezolano.

“la izquierda europea,  hemos votado en contra de la resolución sobre Venezuela presentada por partido popular socialdemócratas y liberales” sostiene Marina Albiol e ironiza  “es una resolución que reconoce a Juan Guaidó, el golpista, como presidente y lo hace, porque como todo el mundo sabemos, la Unión Europea está preocupadísima por los derechos humanos y por eso financian centros de tortura para migrantes en libia, construyen vayas con concertinas o impiden que los barcos de las ongs salgan a la mar para rescatar personas”

Manteniendo el tono irónico, la diputada  continua “está preocupadísima por los derechos humanos, claro,  pero en Venezuela. Otro argumento para reconocer al golpista, es el fuerte aprecio que tiene la Unión Europea por la democracia y por eso tiene un acuerdo económico preferencial con un modelo tan democrático como la monarquía absolutista de arabia saudita”

Haciendo un recuento de casos de “doble moral”, desnuda las preferencias de la derecha europea “El parlamento europeo considera que tiene que apoyar a una persona que se ha autoproclamado presidente, así sin elecciones ni nada porque Maduro es un tirano que mata al pueblo de hambre, no como el presidente de Sudán, con quien la unión europea ha firmado varios acuerdos en los últimos meses que sólo tienen dos órdenes de búsqueda y captura por parte de la corte penal internacional por crímenes contra la humanidad. Además, el parlamento europeo está consternado porque según sus datos dos millones de venezolanos y venezolanas están exiliadas, en cambio Israel, que  es prácticamente un miembro más de la Unión Europea, sólo hay cinco millones de palestinos y palestinas”

Y concluye su alocución “Creo que queda clarísimo que el apoyo al golpe de estado en Venezuela, no tiene nada que ver ni con el petróleo, ni con el seguidismo de la UE a EE.UU, ni muchísimo menos con que Venezuela tenga un gobierno que no sigue sus dictados neoliberales”

COMPARTIR:


Notas Relacionadas

Comentarios