11 de mayo de 2019

MUGICA PRESENTE

Por: Redacción de Tinku Comunicaciones

A 45 años de su asesinato por parte de la “Triple A”, recordamos su lucha.

El 11 de mayo de 1974, Carlos Mugica por convicción religiosa, solidaridad humana y conciencia popular, fue asesinado por un comando de la “Alianza Anticomunista Argentina”, más conocida como “Triple A”, luego de dar misa en la iglesia San Francisco Solano en Villa Luro.

Mugica, fue uno de los primeros sacerdotes que adhirió al llamado de los obispos del tercer mundo en mil 1967, semilla primigenia de lo que después se constituiría en el Movimiento de Sacerdotes del Tercer Mundo.

En los 60 fue uno de los principales impulsores de la Juventud Estudiantil Católica del colegio de Buenos Aires y de la Facultad de Medicina, organización que tomaría fuerza e iria incorporando a buena parte de lo que después sería la cúpula de Montoneros.

En los años 70, la acción política del cura villero, tuvo un gradual distanciamiento con la lucha armada en general y con el movimiento Montoneros en particular.  A tal punto llego su distanciamiento que la revista Militancia (Número 38, página 48), órgano oficioso de Montoneros, condenó a Carlos Mugica el 28 de marzo de 1974, 43 días antes de su asesinato. En la sección titulada «Cárcel del Pueblo», en la que regularmente se denunciaba a los «enemigos de la Revolución», se leía que Carlos Mugica trataba «de ser al mismo tiempo un conservador progresista, un oligarca popular, un cura humilde y bien publicitado, un revolucionario y defensor del Sistema», para concluir: «Por todo lo expuesto, quede Carlos Múgica preso en la Cárcel del Pueblo. Esto, equivalía a llamarlo “enemigo de la revolución” y significaba una velada condena a muerte.

El 11 de mayo de 1974, después de las 8 de la noche, fue emboscado cuando se disponía a subir a su auto Renault 4 azul estacionado en la puerta de la iglesia de San Francisco Solano de la calle Zelada 4771 en el barrio porteño de Villa Luro donde acababa de celebrar misa. Mugica estaba acompañado de su amigo Ricardo Rubens Capelli. Fueron atacados con armas de fuego por varios hombres, entre los que la investigación judicial identificaría a Eduardo Almirón como autor inmediato. Mugica recibió 14 balazos de frente, mientras que Capelli recibió 4.

Ambos fueron trasladados al hospital Juan F. Salaberry —hoy plaza Salaberry donde una placa recuerda a Mugica— del vecino barrio de Mataderos, donde fueron operados por el doctor Marcelo Larcade. El propio Larcade ha relatado que Mugica insistió en que primero fuera atendido su amigo:

Yo no quiero que me operes a mí antes que a él.

Carlos Mugica

En el quirófano había al menos unas 300 personas, de uniforme y de civil: «había una banda de mafiosos adentro del quirófano que lo único que buscaba era la certificación de la muerte de Carlos»​ Al fallecer Mugica «hubo como una especie de desbande y luego salieron. El objetivo estaba cumplido. Era la certificación», relato el doctor Larcade. La operación de Mugica duró aproximadamente dos horas, pero por la gravedad y cantidad de las heridas sus posibilidades de sobrevivir eran muy pocas.

 Capelli fue trasladado al Rawson donde recibió la visita de Jorge Conti, yerno de José López Rega, acto que Capelli tomó como una amenaza de muerte. A partir de ese momento Capelli fue perseguido, amenazado e incluso mantenido como detenido-desaparecido en 1978. Fue Capelli precisamente el que años después indentificaría a Almirón como uno de los asesinos, porque él lo conocía del Ministerio de Bienestar Social, donde Alimirón se desempeñaba.

El doctor Larcade ha contado que el parte quirúrgico y la historia clínica que confeccionó inmediatamente después de la operación, desaparecieron y que nunca fue citado a declarar, algo completamente inusual cuando se trataba de muertes violentas.

El 19 de febrero de 2016 la jueza María Servini de Cubría condenó por el delito de asociación ilícita, por haber pertenecido a la Triple A, a Jorge Héctor Conti, Carlos Alejandro Gustavo Villone, Julio José Yessi, Norberto Cozzani y Rubén Arturo Pascuzzi. En el juicio quedó acreditado que esa organización parapolicial realizó el asesinato del padre Mugica.

COMPARTIR:

Notas Relacionadas

Comentarios