OPINIÓN

14 de agosto de 2019

RECALCULANDO CON PERVERSIDAD

Por: Luis A. Aubrit

El gobierno, desplegó todo su arsenal propagandístico para sembrar el pánico entre los votantes y revertir lo irreversible.

Indudablemente, el gobierno de Mauricio Macri y el poder concentrado que lo representa, no entregaran el gobierno sin dar pelea. El mensaje que dirigió el domingo a sus votantes y la responsabilidad que les asigno a quienes no lo hicieron, es parte de una campaña destinada a inculcar miedo en la sociedad.

Para Macri, la corrida cambiaria y el desplome bursátil, es culpa de los votantes. Para el ejecutivo, no hay responsabilidad en la desregulación de los mercados, la apertura indiscriminada de importaciones, las facilidades otorgadas a la especulación y el desmesurado endeudamiento, entre otras barbaridades de su administración.

Desde aquí hacia adelante, deberemos escuchar que pasamos lo que pasamos por la pesada herencia y por la posibilidad del retorno del kirchnerismo. Desde el lunes por la  mañana, y a partir de un chat de Hernán Lombardi, cambio la estrategia del gobierno. Lo que parecía resignación a una incuestionable derrota, paso a ser una oportunidad para responsabilizar de todos los males al “populismo” y aferrarse a los viejos libretos del discurso del miedo.

Aunque en la mañana de este miércoles, y en un discurso gravado en la Quinta de Olivos, el presidente anuncio una serie de medidas para aliviar los efectos del desmadre económico que ellos mismos generaron, no significa un cambie de estrategia comunicacional. Seguramente, continuaran las andanadas discursivas contra “el populismo y sus supuesto efectos aislacionistas del mundo”.

“La estrategia de la pesca”

Como en las técnicas de pesca, el gobierno nacional, busca aliviar un poco la presión sobre el pueblo para “mantenerlo enganchado”. Sueltan un poco el sedal hasta octubre y luego, de obtener un resultado favorable, volverían a tirar con todo.

Sin dudas, la elección del domingo tuvo un potente componente económico en la expresión del pueblo en las urnas. Creer que hubo un “salto en la conciencia popular”, es desconocer la composición del voto. En este sentido, las condiciones de empobrecimiento que sometió la población el neoliberalismo, fue un condimento fundamental en la decisión del pueblo. Ellos lo saben y es por eso que Mauricio Macri, lanzó este paquete de medidas paliativas “para parar un poco la bronca”.

En el análisis del paquete de medidas que estableció el gobierno nacional, no se detecta ningún cambio de rumbo, ni promoción de la producción. Por el contrario, se sigue manteniendo la estrategia de subsidiar la fuga de capitales y la especulación financiera. Tampoco se contempla una ayuda al sector de trabajadores pasivos. Sin dudas, que el plazo establecido para las medidas, no pueden disimular una estrategia puramente electoral.

Hay un elemento que no debe escapar al análisis: El lunes por la mañana, el actual candidato a la vicepresidencia por cambiemos, Miguel Ángel Pichetto, manifestó su preocupación por “el retraso salarial de las fuerzas armadas”. Sin ánimo de gritar lobo como el pastorcito del cuento, debemos estar atentos para que no nos sorprenda. Por eso, es fundamental que los sectores populares no caigan en provocaciones que sirvan como excusa para desatar la violencia con la que intentaran violar la voluntad popular y el sistema democrático.

Es momento de prudencia, reflexión y organización del pueblo para custodiar el sistema y concluir institucionalmente con esta pesadilla que desato el neoliberalismo sobre los millones que poblamos este maravilloso suelo.

COMPARTIR:

Notas Relacionadas

Comentarios