29 de septiembre de 2019

FERNÁNDEZ Y SUS INTENCIONES

Por: Luis A. Aubrit

En una entrevista a Beatriz Sarlo, considero los aspectos más importantes de su futura gestión.

Por supuesto al otrora conocida opositora a Cristina, abrió el juego con una pregunta referida a la ex mandataria. Alberto Fernández no esquivo la pregunta y reconoció el bagaje de líder de la que junta los votos en el frente de todos: “¿Qué sensación tengo yo con Cristina? La primera sensación que tengo es que estamos los dos juntos por convicción política y por convicción humana”

“Fui muy crítico de Cristina. Me fui de su gobierno haciendo muchas críticas, muchas de las cuales, yo diría que casi todas, sostengo hasta el día de hoy. Ahora, eso a mí me reconcilió con la parte humana de Cristina. El reencuentro con Cristina es el reencuentro con una amiga con quien durante muchos años nos enfrentamos por cuestiones políticas. Y en algún momento dijimos: ‘no está buena la idea de que nos maltratemos tanto y estemos tan distanciados, porque en el fondo queremos un país parecido’. Porque yo no siento que Cristina y yo tengamos una visión distinta sobre el país que queremos”, agregó el principal candidato a sentarse en el sillón presidencial.

 

Fernández también consideró que “Cristina tal vez pudo haber sido presidenta, pero ella lo que entendió es que el argentino necesitaba abrir otro espacio nuevo donde ella podía acompañar, pero que por ahí no era lo ideal que ella fuera la primera figura; esa generosidad en Cristina es inusual en la política argentina y no es justo que no se la reconozca”. También reslató que fue “una gran estrategia política” y reconoció: “fue una estrategia de la que, debo ser franco, yo dudé inicialmente; ella tuvo razón”.

En otro pasaje de la entrevista, hizo referencia a su visión del federalismo: “Cuando hablo del arraigo, quiero que un chico que nazca en Jujuy –siempre uso Jujuy por ser la provincia más extrema del Norte argentino, pero podría usar cualquier otra provincia del Norte argentino- tenga la posibilidad de nacer, de tener salud en Jujuy, de tener la educación que corresponde en Jujuy. Quiero que crezca, que encuentre en su provincia un lugar donde encontrar trabajo, donde encontrar sus afectos, donde casarse, construir su familia, y que un día se muera feliz después de haber vivido en Jujuy.

Esto no está pasando en Argentina en el presente; hace muchos años que no está pasando. Y eso es lo que yo digo: vamos a cambiarlo. Cuando propongo crear capitales alternativas en ciudades del interior de las provincias, por ejemplo ir a Concordia, en Entre Ríos, o ir a Goya, en Corrientes, ¿qué es lo que estoy proponiendo? Es ir a esos lugares, que vaya todo el gabinete a ver y conocer la realidad de ese lugar que es muy distinto a lo que uno recibe en Buenos Aires.

En Buenos Aires uno recibe básicamente una información estadística muy fría, que muchas veces no muestra las penurias de la gente en esos lugares por producir. En Buenos Aires vemos que la producción de oliva crece o decrece, lo que no sabemos es que cuando decrece, es porque el productor de oliva no puede pagar la luz para extraer el agua y regar su olivar. Y uno tiene que ir y ver olivares, como me pasó en Catamarca, olivares secos de pequeños productores que no pudieron pagar la energía para extraer el agua y regar esos olivares.”

Para ratificar su mirada del federalismo, les tiro responsabilidad a los gobernadores: “Para ser un gran país hay que terminar con los personalismos. Y esto no va en desmedro de nadie, porque los grandes líderes hicieron mucho para servir a la comunidad argentina, tengo mucho respeto por todos ellos. Pero lo que creo es que la Argentina necesita un desarrollo de la democracia mejor que la que hemos tenido hasta el día de hoy, mucho mejor. Porque ésta no ha funcionado bien, claramente.

Por eso, si me toca ser presidente no va a ser el gobierno de un presidente, va a ser un gobierno de un presidente más veinticuatro gobernadores. Digo, ¿le vamos a seguir prestando atención al campo? ¿Le vamos a prestar la atención a las industrias del Gran Buenos Aires? ¿Le vamos a prestar la atención al problema que tienen de pobreza en el Norte argentino? Bueno, tomemos la decisión entre todos. ¿Cómo vamos a encarar la seguridad hoy en Argentina? ¿La vamos a encarar como es hoy, cada uno en su provincia, lidiando con sus policías? ¿O vamos a empezar a hacer de la seguridad un problema de Estado que ponga de una vez por todas fin al conflicto de la inseguridad y ponga a todos en un sistema?

Yo no estoy queriendo recuperar la seguridad de las provincias, pero que nos ponga a todos en la misma línea de combate contra el crimen. Son esas cosas las que tenemos que discutir. Y para eso el Estado nacional tiene que abrirse. Porque el Estado nacional cambia, pero el Estado nacional actúa como el peor caudillo respecto de las provincias. Actúa dándole ventajas a las provincias, según quién es el presidente de turno.”

EDUCACION

Sobre uno de los tópicos más vapuleados por el neoliberalismo de Macri: la educación, se manifestó por el retorno e las paritarias nacionales.

“Hace cuatro años que la educación pública es maltratada y que el primer maltrato es a los maestros. Porque a los maestros les quitaron la paritaria nacional, les quitaron derechos.

(Durante el kirchnerismo) hubo paros más selectivos en algunas provincias. Porque hay que entender también que las provincias son las primeras responsables de los maestros. Ahora, lo primero que tenemos que hacer es poner en valor a la docencia argentina. Ponerla en valor quiere decir ver de qué modo le pagamos lo que corresponde y también quiere decir ver de qué modo los maestros se actualizan, se capacitan para dar la mejor calidad educacional. Las dos cosas. Es un juego de ida y vuelta ¿no? Es un juego de derechos y de obligaciones. Yo lo hablé con la gente de CTERA y los vi muy dispuestos a todo esto. Muy dispuestos.

Ahora, nosotros tenemos que volver a la idea original de la Paritaria Nacional, que de algún modo ponga orden en esa idea de que no terminemos discutiendo cuánto gana un maestro porteño y nos desentendamos del jujeño si después le vamos a pedir al jujeño que enseñe como el porteño. No puede funcionar eso así. Esto ha sido roto hace cuatro años. Porque hace cuatro años que la paritaria nacional no existe entre los maestros. Y eso es algo que hay que recomponer.”

EMPRESAS ESTATALES

“Tenemos que hacer un acuerdo sobre cómo funcionan los servicios públicos y los reclamos de los que trabajan en los servicios públicos. Yo quiero mucho a Aerolíneas, creo que es una empresa que debe existir en la Argentina. Que debemos cuidarla todos los argentinos. Y los primeros que tienen que cuidarla son los que trabajan en Aerolíneas. Yo pensé que me iba a hablar de eso. Y cada vez que hablo con ellos les digo hagan el esfuerzo de ser un sindicato único para empezar a ordenar las cosas. Porque es una empresa con siete sindicatos distintos, que hace muy difícil la negociación.”

En otro pasaje de la entrevista se refirió al pedido de reforma laboral, haciendo cuestionamientos a esa posición. Pero, dejando abierta la posibilidad de algunas modificaciones en convenios colectivos que considera “Privilegios”  “Estas cosas, que son problemas estructurales de la Argentina, son problemas que hay que resolver en una mesa de acuerdo porque hay que cambiar estructuralmente a la Argentina. Y eso no se resuelve a los palos, se resuelve dialogando. Se resuelve conversando. Cuando a mí me hablan de la reforma laboral yo siempre pregunto, ¿y qué quieren reformar? Díganme qué quieren reformar. Porque yo no entiendo, la Argentina se hizo un país distinto en el mundo porque le dio derechos a los que trabajan, ¿y ahora hay que quitárselos? Explíquenmelo, yo no lo entiendo. Nosotros, porque les dimos derechos a los que trabajan, un día tuvieron el orgullo de hablar de su hijo ‘el doctor’, ¿y ahora les tenemos que sacar esos derechos? Yo no lo entiendo eso. Yo no conozco ninguna sociedad que crezca restringiendo derechos. Ahora, es posible que en algunas actividades del trabajo haya privilegios. Una cosa es tener derechos, otra cosa es tener privilegios.”

En torno al tema de la recaudación y el actual déficit fiscal, termino definiendo los puntos centrales de la que sería su política económica “La Argentina tiene un problema fiscal, que a mi juicio deviene de la falta de actividad económica. O sea, un Estado cobra impuestos a partir de la actividad económica que tiene. Si la actividad económica decrece, los impuestos se caen a la par. Si usted es parte de un país que hace cuatro años ataca el consumo, entonces es muy posible que los impuestos al consumo caigan en su recaudación. Ahora, eso es producto de que cae la actividad económica, no de que los impuestos son pocos. Nosotros tenemos un país que en el año 2015 tenía un Producto Bruto de 600.000 millones de dólares, y hoy tenemos un país cuyo Producto bruto Interno es de 300.000 millones de dólares, es la mitad de lo que era. Cuando la actividad económica se cae de semejante modo, el efecto inexorable es que cae la recaudación.

Hoy en día la AFIP sabe dónde fui a comer ayer y con qué tarjeta pagué. Lo sabe. Si no nos quiere encontrar, es otro problema. Entonces lo que tenemos que hacer es ir sobre esos contribuyentes y pedirles que ayuden. Que colaboren. Que paguen como en el mundo, simplemente.

Ahora, Macri, por una cuestión de pertenencia de clase, a mi juicio, a todos ellos los eximió y los liberó en exceso. Y cargó las tintas solo sobre las sociedades. Y es incomprensible. Y eso explica que hayan aparecido 120.000 millones de dólares declarados en el blanqueo, que todo se haya quedado en el exterior y por eso nadie pague. Ahora, ¿eso es justo? Eso no es justo. Claramente no es justo. ¿Cómo hacerlo? Es un tema de debate. Pero que hay que hacerlo no es debate.”

En relación al modelo de país que quiere, hizo hincapié en el desarrollo tecnológico como motor para alcanzar una Argentina mejor:  “Sé que suena utópico, pero yo quisiera tener la lógica de Finlandia, quiera tener la lógica de Noruega. Los noruegos encontraron petróleo offshore y no lo sacaron, y el gas no lo sacaron hasta que no inventaron su propia tecnología. Y son hoy los terceros productores de gas del mundo. Y han hecho de ese gas offshore que explotan en el mar su mayor fuente de riqueza. Ahora, ¿esto va en desmedro de los que aportan, invierten en Argentina? No. Lo que yo quiero es plantearles a los argentinos la utopía de ser un país más justo, donde cada uno pague en función de su riqueza y, a su vez, de ser un país que empiece a promover la ciencia y la tecnología como mecanismo de desarrollo. El otro día lo dije, salieron todos a gritar “Alberto Fernández, contra las multinacionales del petróleo”. No, yo no estoy contra eso, Lo que digo es que uno termina en las multinacionales del petróleo si no es capaz de desarrollar su propia tecnología para extraer el petróleo. Eso es lo que digo. Y nosotros tenemos que favorecer ese desarrollo."

 

COMPARTIR:

Notas Relacionadas

Comentarios